Cuando la usabilidad es cosa de salud

Llevo abusando demasiado tiempo del ordenador. Mi espalda se quejaba desde hace tiempo y, desde hace poco, también mis manos. Es probable que tenga el síndrome del túnel carpiano: cosquilleo y dolor en las manos constante, más allá del ordenador, incapacidad de hacer fuerza agarrando, pequeños calambres en los pulgares y en los índices, en especial el de la mano derecha.

Llevo una temporada, dos o tres meses, simultaneando varios trabajos, todos ellos delante del ordenador. Cuando me dolían la mano derecha del ratón, me lo cambiaba a la izquierda, cuando me dolía el dedo índice, rodaba la rueda del ratón con el corazón o incluso con el pulgar. Sé que la ergonomía del ratón no está pensada para utilizarlo bajo estas circunstancias, así que si me dolía la muñeca de la mala postura, la intentaba cambiar.

Se acabó.

Esta semana he vuelto a cambiar de empresa cliente: vuelvo a trabajar para Papá Estado como consultora. Y creedme que se acabaron las horas extras no pagadas. Es más, si estuvieran pagadas, también. Se saldrá a las 5 y un minuto tal como marca el expediente. También se acabó preocuparme por si llego a las 10 horas de trabajo semanales para Google. Si no llego, no llego, no me voy a pegar una panzá el domingo de 9 horas delante de un ordenador. También se va a limitar escribir en el blog. Otro efecto colateral: bloglines verá reducida su ración de atención diaria. Por así decirlo, estoy cansada no sólo psicológica sino también físicamente de ordenadores.

El cuerpo me pide actividad física: en 3 meses he engordado otros 6 kilos. El sedentarismo no es bueno. Mis trajes y mi salud dan fe :(

2 comentarios:

Olga dijo...

Me alegro por todas tus decisiones. Menos por la del blog, claro, que apenas lo actualizas.

Agent / Su dijo...

Estoy con la Olga de arriba ¡coñe, si por aquí casi ni te vemos!!! :(

Nah, ahora ya en serio, es verdad que la salud es lo primero. Obviamente yo me lo quitaría antes de horas extras laborales no pagadas que de ocio, pero el caso es que te tienes que quitar horas de ordenador (horas de lo que sea) porque tu cuerpo te lo está chillando, y normalmente el cuerpo (cuando se le sabe escuchar bien) es el que mejor sabe de todo. No te quiero alarmar ni nada, porque este tipo de dolencias se suelen quedar en poco más de una molestia que se pasa con cierto descanso y desenganchamiento de teclados varios peeero (siempre hay un pero) es verdad que en un % (enano, pero existente) hay a gente que le han ido a más, y no ha podido volver a trabajar con un ordenador (lo cual hoy en día pone las cosas bastante feas). No hay que preocuparse, pero sí tomar medidas, ya sabes, por si las flyes.

Todo esto viene dicho con buena fe pero con la hipocresía latente de alguien que vive pegada a una pantala, claro. Lo típico de "haz lo que te diga, pero no lo que yo haga" y tal.

Del peso sí que no puedo decir ni pío porque es mi eterna asignatura pendiente, en fins.

Y para finalizar, te receto una cosita (si es que no la estás tomando ya) que te descansará las manos aunque no los ojos: House. Sé que te molan las series de médicos, si todavía no la has probado, dale un muerdo, de verdad. Dioxxx XD (me ha hecho volver a ver la tele, fíjate!)